top of page

¿Qué es el dolor lumbar?

Dolor lumbar o lumbalgia. Es muy común; Alrededor del 70-80% de los adultos tendrán dolor lumbar a lo largo de su vida.

Una causa común de dolor lumbar son las lesiones agudas y/o los cambios degenerativos. La mayoría de las veces, esto se debe al desgaste normal del cuerpo y puede aumentar con el tiempo. Algunos dolores lumbares pueden deberse a esguinces (estiramientos excesivos o desgarros de ligamentos), distensiones (tendones o músculos desgarrados) u otras causas. lesiones traumáticas.

Los síntomas del dolor de espalda pueden variar según la causa subyacente, pero los signos y síntomas comunes pueden incluir:

  1. Dolor sordo o agudo: el dolor de espalda puede presentarse como un dolor sordo y persistente o un dolor repentino y agudo.

  2. Rigidez: Flexibilidad limitada y rigidez en la espalda, lo que dificulta moverse cómodamente.

  3. Tensión muscular: tirantez o espasmos musculares en los músculos de la espalda.

  4. Dolor irradiado: dolor que se irradia desde la parte baja de la espalda hacia las nalgas, los muslos o incluso hacia las piernas (ciática).

  5. Dificultad para pararse o caminar: el dolor de espalda puede dificultar el mantenerse erguido o caminar sin molestias.

  6. Debilidad o entumecimiento: Debilidad o entumecimiento en las piernas o los pies, especialmente si hay compresión nerviosa.

  7. Dolor que empeora con la actividad: dolor de espalda que se intensifica con ciertos movimientos o actividades.

  8. Dolor que mejora con el reposo: Alivio o reducción del dolor al descansar o cambiar de posición.

  9. Rango de movimiento limitado: dificultad para doblar, torcer o girar el torso debido al dolor o la rigidez.

  10. Dolor que persiste: dolor de espalda crónico que dura un período prolongado, más allá de unas pocas semanas.

El dolor de espalda resultante de un accidente automovilístico (MVA) o de un resbalón y una caída puede presentar varios síntomas. Estos son los signos y síntomas comunes de dolor de espalda en tales situaciones:

  1. Dolor: malestar persistente o agudo en la espalda, que puede variar desde un dolor sordo hasta un dolor agudo y punzante.

  2. Rigidez: Dificultad para mover la espalda o sensación de tensión en los músculos.

  3. Dolor irradiado: Malestar que puede extenderse desde la espalda a otras zonas, como los glúteos, las caderas o las piernas.

  4. Espasmos musculares: contracciones involuntarias o tensión en los músculos de la espalda.

  5. Sensibilidad: Aumento de la sensibilidad o dolor al tocar la zona afectada de la espalda.

  6. Rango de movimiento limitado: dificultad para doblarse, girar o realizar movimientos regulares debido al dolor o la rigidez.

  7. Entumecimiento u hormigueo: sensaciones como hormigueo en las piernas o los pies, que indican una posible afectación de los nervios.

  8. Debilidad: Fuerza reducida en las piernas o los pies, especialmente si los nervios están afectados.

  9. Ciática: dolor que se irradia a lo largo del nervio ciático y que a menudo causa molestias en una pierna.

  10. Dificultad para pararse o caminar: el dolor puede dificultar mantener una postura erguida o moverse cómodamente.

 

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden ser indicativos de diversas afecciones subyacentes y es recomendable consultar con un profesional de la salud para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

bottom of page